Los datos que liberó ayer el Banco Central (BCRA), al actualizar la información monetaria al pasado viernes 28, permitieron comprobar que las reservas cerraron junio con una nueva y abrupta baja, levemente superior a los 1500 millones de dólares, con lo que se extendió a ocho el cantidad de meses que llevan en continuo retroceso.

 

 

 

Se trata del período medido en meses de mayor extensión en la caída de este activo estratégico en tiempos de posconvertibilidad, una serie que se inició en noviembre de 2012, mes en que la merma fue mínima (apenas 37 millones de dólares), y continuó hasta el último mes, cuando se hundieron en 1546 millones de dólares, según las cifras confirmadas ayer por la entidad.

 

La aceleración en la baja en junio, que forzó al Gobierno a lanzar un polémico blanqueo de divisas (aún las que hubieran sido adquiridas de modo ilegal), se produjo porque a la persistente cancelación de deudas se agregó el creciente pago cash de importaciones energéticas.

 

También por la menor valoración de algunos de los activos que componen, como el oro, que ese mes se hundió 11,2% (y las reservas no tuvieron forma de amortiguarlo, porque el BCRA discontinuó los contratos de futuros que actuaban como un reaseguro contra su volatilidad) y mientras que menos del 10% de la merma se explica por la caída de los depósitos bancarios en dólares, que restaron unos 130 millones en ese mes.

 

Las reservas cayeron en 10 de los últimos 12 meses y, si se toma punta a punta el período de ocho meses completos, el retroceso total llega a los 8269 millones (estaban en US$ 45.274 a fines de octubre de 2012 y cerraron junio en US$ 37.005 millones) el 20% del promedio que este activo tuvo en el período bajo análisis.

 

De allí que los analistas, muchos de los cuales se habían ilusionado con una recuperación temporal para estos meses por la mayor cosecha sojera y el elevado precio que mantuvo este cereal en el mercado internacional, comenzaron a advertir en las últimas semanas sobre la "inquietante" dinámica que ya muestra este proceso.

 

Por caso, la consultora Economía y Regiones interpreta la sostenida pérdida de reservas como la "manifestación final de una enfermedad que enfrenta nuestra economía, por sus inconsistencias". Después de todo, lo que está detrás de la caída es un menor saldo de dólares disponibles, los que resultan insuficientes aun cuando el Gobierno bloqueó muchos de los canales de fuga.

 

Sólo basta revisar las cifras para observarlo. En el primer semestre de 2012, las liquidaciones de divisas de exportaciones de cereales y aceites sumaron casi US$ 12.000 millones y el BCRA tuvo espacio comprar para las reservas US$ 7360 millones, es decir el 61,5% de ellos. Pero durante el presente año, si bien las liquidaciones sojeras crecieron a US$ 12.800 millones, el ente monetario apenas pudo capturar US$ 1629 millones, es decir, poco más del 12 por ciento.

 

Por lo pronto, los datos preliminares correspondientes a la semana que cerró ayer, la primera de vigencia plena del blanqueo, permiten observar una estabilización en las reservas en torno de los US$ 37.200 millones, pese a que el aporte del blanqueo fue ínfimo: de apenas US$ 1,04 millones hasta aquí..

Fuente: La Nación 07-2013

Estudio AGML : Estudio Contable Impositivo

Te.:4571-6059       
Cel.:156-8021497 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.