Supermercados que arman listas de compras personalizadas y las envían al celular del cliente; consumidores que podrán pasar por el comercio, elegir lo que desean y recibirlo horas después en su casa sin haber tocado la mercadería, y casilleros electrónicos dónde se podrá retirar el artículo adquirido. Éstos son algunos de los cambios que la tecnología introdujo en el consumo actual y que se refleja también en cómo las marcas arman el packaging de sus productos.

 

 

 

La tendencia es a una mayor personalización de la oferta, lo que se conoce como customercentric, una precisión que es posible gracias a que Internet les ha dado a las marcas y los retails las herramientas para poder hacer realidad eso de estar más cerca de cada cliente.

 

Marcos Pueyrredon es vicepresidente de VTEX para América latina, empresa que renovó el sitio de e-commerce de Frávega, equiparándolo al de gigantes como eBay y Amazon. Según dice Pueyrredon, que también es presidente del Instituto Latinoamericano de Comercio Electrónico, los envases ya no los diseñará un experto en un laboratorio, sino que se medirá qué packaging logra mayor conversión de ventas online, y sobre esa base se tomará una decisión.

 

Kodak, por caso, desarrolló los fotopolímeros digitales Kodak Flexcel NX que permiten a los impresores de empaques en flexografía lograr una mejor calidad, consistencia en la impresión y mayor velocidad de entrega. "En cuanto a la aplicación de datos variables, el desarrollo de la tecnología de cabezales de impresión inkjet Kodak Prosper hace que las impresoras den a las marcas la oportunidad de personalizar o de aplicar datos variables de manera eficiente, sin bajar la velocidad de impresión normal", agregan en la empresa.

 

¿Qué hay de nuevo en los supermercados? Las listas personalizadas. Pueyrredon lo explica así: "Por ejemplo, mi hija cumple años y yo tengo que hacer la fiesta; entonces le voy a pedir al comercio que me arme una lista ideal para tantas personas, por cierto dinero, etc., y desde el comercio me enviarán al celular la lista adecuada para el caso concreto". Cencosud ya lo hace en Colombia, Perú y Chile.

 

Para Pablo Mariani, shopper solutions leader de Nielsen Cono Sur, al final del día, la tecnología y la información redundarán en una mayor personalización sobre las necesidades del consumidor y su experiencia de compra.

 

El cliente puede, por caso, visitar el supermercado, completar su lista mediante un sensor del celular, pagar con el smartphone e irse a su casa a esperar que le llegue el paquete sin haber tocado un solo producto.

 

Algo novedoso en cuanto a opción de retiro de algo comprado por Internet, es el casillero electrónico (e-locker, en inglés), que OCA introdujo en el país en octubre pasado. "Se selecciona en Internet el e -locker y la plataforma de ventas entrega un código QR y un pin para que se vaya a retirar ese producto a lugares de alto tránsito, amplitud horaria y conveniencia geográfica", explica Silvina Reyes, subgerenta regional de Comercial y Marketing de OCA.

 

Otro cambio en el consumo es la "omnicanalidad". Según Reyes, el hecho de tener varios canales de venta obliga a las empresas a preparar una estrategia para abastecer la demanda de los diferentes puntos de contacto con el comprador. "La visita física no va a desaparecer; lo que se dará será un cruce entre canales. Se puede hacer una visita virtual a una tienda online y comprar en la tienda real o viceversa", acota.

 

Las vidrieras interactivas son otra novedad. En ellas, la gente puede interactuar con la pantalla a través de diversos recursos: sensores de todo tipo (proximidad, sonido y color), pantallas digitales y videos. Mariano Jeger, director general creativo de R/GA, comenta que esta innovación permite ser relevante en un contexto en el que es difícil atraer al cliente.

 

Además, cuenta Jeger, una vez dentro de la tienda, hay sensores de proximidad que permiten mandar al teléfono de cada cliente información relevante. "Cuando se acerca a una góndola le avisa si hay una promoción que le puede interesar o le indica dónde está un producto que no encuentra", señala.

 

Gracias a la tecnología, el futuro ya llegó al consumo. Eso sí, para la irrupción de drones por los cielos habrá que esperar: aún no son aplicables a una gran escala de demanda. Hoy sólo hay pruebas piloto..

 

Fuente: La Nación.com