Tras arrebatarles una buena porción del rentable negocio de teléfonos inteligentes a Apple Inc. AAPL -0.30% y otros, Samsung Electronics Co. 005930.SE +0.53% ahora enfrenta un nuevo y codiciado reto similar al de su rival: una enorme montaña de efectivo acumulado.

Tras un primer trimestre caracterizado por un aumento de 42% en su ganancia neta, Samsung informó que su efectivo y equivalentes de efectivo crecieron a casi US$40.000 millones al final de marzo. Si se elimina la deuda, la posición de efectivo neto de Samsung es de 31,2 billones de wones, o US$28.500 millones. La reserva de efectivo de Samsung, que ya es una de las más grandes de Asia, está creciendo a un ritmo desorbitante. Su efectivo neto se ha casi triplicado durante el último año.

 

Los analistas prevén que Samsung usará ese dinero para hacer adquisiciones en áreas como software y equipos médicos. Los accionistas probablemente empezarán a pedir mayores retornos, ya sea a través de un aumento de su dividendo —actualmente de menos de 1% del precio de la acción— o una recompra de acciones. El mes pasado, la presión de los inversionistas obligó a Apple a anunciar ambas medidas.

 

"Les preguntaremos si planean mantener todo ese efectivo", indicó Willis Tsai, director en la división de investigación de acciones de TIAA-CREF, que gestiona más de US$400 millones de acciones de Samsung, según datos de S&P Capital IQ. "Cuando vea a la empresa, probablemente será la primera pregunta que haga".

 

Samsung le dijo a The Wall Street Journal que sus reservas de efectivo serán administradas para priorizar "inversiones sostenibles en áreas como instalaciones, investigación y desarrollo, y marketing que ayudarán a la empresa a solidificarse o impulsar competitividad". El gigante surcoreano no quiso comentar sobre específicos pagos de dividendo, recompras de acciones o planes de adquisiciones.

 

 

El crecimiento del efectivo de Samsung refleja un cambio en cómo obtiene sus ganancias. En el pasado, las divisiones de chips y componentes —tras muchos años de enormes gastos de capital— propulsaban las utilidades. Ahora, sus enormes ganancias provienen en gran parte de los teléfonos inteligentes, que generan más efectivo ya que no requieren tanta inversión de capital.

 

La división que contiene el negocio móvil fue responsable de 74% de la ganancia operativa de Samsung; los electrónicos de consumo —como los televisores— y los componentes —como los chips— constituyeron el resto en el primer trimestre de 2013. En el mismo período tres años atrás, el segmento de teléfonos móviles generaba 25% de la ganancia operativa, mientras que los semiconductores y las pantallas de cristal líquido, o LCD, representaban 56%.

 

Samsung con frecuencia realiza más gastos de capital que sus rivales para construir fábricas más grandes y modernas. Durante bajones del mercado, cuando los competidores reducían su inversión, el mayor productor de chips de memoria del mundo continuaba gastando miles de millones de dólares, lo que permitía ampliar su liderazgo y lograr una mayor escala para tener más poder de negociación de precios.

 

En los últimos años, sin embargo, Samsung ha mantenido sus gastos de capital sin cambios, aunque a niveles mucho más altos que los de sus competidores. En 2012, Samsung invirtió US$20.900 millones, una cifra similar a la de 2011.

 

"El globo de efectivo nunca creció tanto porque lo estaban reinvirtiendo todo, pero ahora eso está empezando a cambiar", indica Mark Newman, un analista de Sanford C. Bernstein en Hong Kong, y estima que el efectivo de Samsung podría crecer a cerca de US$91.600 millones para el final de 2015. "Se está acercando al punto en que es más que suficiente".

 

Basado en la cantidad de efectivo y valores líquidos que tenía al cierre de su más reciente año fiscal, Samsung contaba con la segunda mayor reserva en Asia detrás de China Mobile Ltd., 0941.HK -0.81% con US$64.000 millones, y delante de Toyota Motor Corp., 7203.TO +0.31% con US$27.500 millones, según datos de S&P Capital IQ, que no incluyen a empresas energéticas y financieras.

 

El efectivo se está acumulando rápidamente en parte debido a su uso conservador. El último dividendo anual de 8.000 wones equivale a 0,54% del precio de su acción. Como porcentaje de la ganancia neta, el pago total de dividendos ha disminuido por cinco años consecutivos a 5% en 2012, desde 15,8% en 2007.

 

Además, la empresa no ha recomprado acciones desde 2007. Entre 2004 y 2007, compró al menos US$1.600 millones en títulos al año. Su inclinación a recomprar acciones tal vez haya disminuido debido a que el precio de sus acciones se ha casi triplicado desde el inicio de 2008.

 

En cuanto a adquisiciones, Samsung ha apuntado a empresas pequeñas o participaciones en compañías más grandes. Newman, de Bernstein, cree que la empresa podría realizar una compra de miles de millones de dólares en un futuro cercano.

 

Estudio AGML: Estudio Contable Impositivo- Gestión de la Calidad

Te  4571-6059

Cel. 156-8021497

Correo: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.